Juan Gris y el collage

Juan Gris y el collage
5 (100%) 1 vote

El tercer cubista

Juan Gris es considerado, de alguna manera, el tercer cubista, luego de Picasso y Braque. Se relacionó con Picasso al punto de que en 1913 pasaron una temporada juntos en Céret.

Es considerado como un discípulo de Picasso y Braque, pero a diferencia de estos, Gris no dejaría el cubismo en toda su obra. Juan Gris participó de la exposición de jóvenes artistas cubistas la Section de Or, si bien ni Picasso ni Braque lo hicieron porque rehuían del hecho formar un grupo. Juan Gris había nacido en Madrid, España y en 1906 se fue a París huyendo del servicio militar.

Collages de Juan Gris

El Lavabo: trozos de espejo (1912)

El espectador de este collage puede reflejarse en la obra. La misma tiene pegados trozos de espejo. No sería la única vez que Gris proponga una interacción con el espectador. En «Guitarra» de 1913 Gris pega directamente en el cuadro un grabado de una pintura barroca; en una nota enviada a un amigo sugiere que quien adquiera el cuadro puede sentirse en la libertad de reemplazar ese trozo de recorte por cualquier otro de su preferencia

El lavabo – Juan Gris, 1912, óleo y collage

El reloj (1912) : Apollinaire

El poeta italiano Apollinaire escribiría en 1913 «Ensayo sobre los cubistas» donde analiza el movimiento de sus amigos los cubistas. Además fue un poeta que anticiparía el surrealismo con sus «caligramas». En esta obra Gris introduce dos fragmentos a manera de recortes de poemas de Apollinaire. Los fragmentos se refieren al paso del tiempo y al amor ya perdido.

El reloj – Juan Gris, 1912. óleo y collage

La botella de anís: de 1914

Representa el momento crucial de la obra de Juan Gris. Es el principio de la Primera Guerra Mundial, pero al parecer, a pesar de la vida cada vez más difícil durante la guerra (siendo un español exiliado en Francia) Juan Gris comienza una etapa de mayor y más lúcida productividad. Los ideales de transformación de la sociedad a través del arte y la cultura se ven fragmentados o destruidos por el hecho de la Primer Guerra.

En 1914 la pintura de Juan Gris era ya valorada. Con la guerra tuvo que abandonar España, lo cual significó un cambio brusco para el artista. La etiqueta de la botella de anís, el elemento central del cuadro, ya había sido introducida por Picasso y por Braque en otras obras. La botella de anís tenía una trayectoria dentro de la pintura cubista.

Los recortes de periódico en «La botella de anís»

Los collages cubistas contenían a través de los recortes de periódicos y revistas pegados en los cuadros mensajes crípticos. Pocas obras de Juan Gris han dado tantas interpretaciones como La Botella de Anís. Estas interpretaciones se centran en lo que la obra refiere al collage.

La botella de anís, Juan Gris 1914

El periódico alude a un clima pre-bélico. Cortando las palabras de la etiqueta se puede ver la palabra «visado», lo que se relaciona con la condición de exiliado al momento de componer la obra. Se muestran ademas dos sellos de premios que había ganado la marca, uno correspondiente a Madrid (ciudad natal de Gris) y París, su actual residencia tras el exilio. también aparece en la etiqueta el nombre de Badalona, un lugar muy cerca de Barcelona. De esta manera estarían presentes los tres representantes del cubismo. Picasso, que había venido a París desde Barcelona y traía la atmósfera de fin de siglo en esa ciudad, Braque un parisino y el mismo Gris por Madrid.