Joan Miró y el collage

Joan Miró y el collage
5 (100%) 1 vote

Bailarina española

Desde 1929 Miró se mueve en varios territorios extraños a la pintura. Llega al collage luego de los decorados que realiza, luego de trabajar en la confección de objetos, por los que sentía una fascinación. Será “bailarina española”, de 1928 donde veremos la danza de todas esas técnicas maravillar en miró.

Primeros intentos con el collage

Aunque los primeros intentos de Joan Miró con la técnica del collage son de 1917/18 con obras como “la publicitat” y “el florero”, que incluyen recortes de diarios y fotografías, no es hasta 1928/29 cuando ya es un artista en su cénit, plenamente consciente de lo que la técnica del papier collier puede otorgar, y ha de usarla para su propio lenguaje minimalista, incluso antes del minimalismo.

En 1924 intentaba otra aproximación temprana al collage con unos dibujos sobre papel Ingres “Desnudo bajando la escalera” y “El escritor”, pegando sellos en el papel.

Experimentación y fetiche

Desde febrero de 1928, Joan Miró comienza una experimentación en su taller acerca de diferentes materiales con los que confeccionar una obra de arte. Experimentará por los siguientes dos años con  clavos, cuerdas, escuadras, agujas de sombrero y partes de paraguas.

Miró observa la obra artística como fetiche y por este lado irá su experimentación con el collage. La materia en los collages no se trataría de una metáfora de otra cosa, como queriendo representar algo, sería una materia autónoma yaciente en la obra como lo que es.

Asesinato de la pintura

En  1927 Miró dijo que quería llevar a cabo un asesinato de la pintura.

Bailarina española 1928

Este cuadro está formado con materiales extraños a la pintura, llevando a cabo lo que Miró había prometido con su declaración de “asesinato del arte”.

Tapón de corcho, una pluma, una aguja de metal. Este cuadro el pintor Joan Miró lo obsequió al surrealista André Breton. En el año 2003 el cuadro pasa al Museo de Arte Moderno de París.

Paul Eluard escribió sobre «Bailarina española»

“Un cuadro que es imposible ima­ginarse más des­nudo. Un alfiler de sombrero y la pluma de un ala sobre un lienzo”.

Paul Eluard
portada miro

bailarina española de 1928 – Joan Miró

La pluma en «Bailarina española»

La pluma como metáfora del ala, del vuelo vital con el que elevarse desde la realidad terrena. Las plumas son también elementos presentes en las obras de  Max Enrst y Paul Eluard, dos declarados surrealistas. Bretón también tiene palabras sobre la pluma.

Encuentro con el surrealismo

El encuentro entre Breton y Joan Miró se había producido en 1923: el artista catalán quedó fascinado. Bretón diría a su vez que Miró es el más surrealista de todos. Algunos críticos llegan a decir que las figuras de Miró son como transposiciones de las figuras en la poesía surrealistas.

El poeta, ensayista, crítico de arte y galerista francés Dupin, dice sobre “Bailarina española”:

 “El último de los picto‑objetos alcanza la cima del laconismo; su gracia y humor son insuperables. Se podría pensar que la obra nació de la azarosa y fácil ¡y qué fácil! a la vez que maravillosa conjunción de una pluma de pájaro y de un alfiler de sombrero”.

Jacques Dupin

La investigación de Miró en el terreno del collage y el ensamblaje no termina aquí. A lo largo de su vida el artista se interesa por estos materiales, más que nada para llevar a cabo esta idea de anti-arte, de asesinar al arte como lo conocemos, que es compartida con surrealistas y dadaístas.

Fuente

https://artcontemporanigeneral.blogspot.com/2011/06/los-collages-objetos-de-la-serie-de.html

Summary
Joan Miró y el collage
Article Name
Joan Miró y el collage
Description
Tapón de corcho, una pluma, una aguja de meta
Author
Publisher Name
todocollage,cim
Publisher Logo